Investigan la muerte de una joven en Ushuaia

spot_img

Investigan la muerte de una joven de 23 años identificada como Katerinne Walker en un departamento de la calle Juan Manuel de Rosas 557, en Ushuaia. Un hombre mayor del cual por el momento no se dio a conocer su identidad y que no pudo precisar qué vínculo tenía con ella, dijo haberla encontrado descompensada y semidesvanecida. Al llegar la Policía, bomberos y personal sanitario, la chica ya estaba muerta.

Por la inconsistencia de sus dichos se abrió una investigación mientras se aguardan los resultados de la autopsia. Katerinne Walker, de 23 años de edad y oriunda de la provincia de Córdoba, falleció en horas de la tarde en el departamento que alquilaba desde hace unos ocho meses, en calle Juan Manuel de Rosas 557, en Ushuaia. En ese predio, propiedad de Juan Lagana, hay un edificio de dos plantas en donde funciona una feria comunitaria y en su lateral, pequeños departamentos de alquiler. 

Las primeras versiones suministradas por una persona que dijo haberla asistido, refieren que Katherinne Walker se estaba bañando cuando comenzó a experimentar fuertes dolores de cabeza, falleciendo luego. 

El hombre, de unos 50 a 60 años de edad, afirmó que al concurrir al departamento de la joven, la encontró tendida en el piso, descompensada y semi desvanecida. Agregó que momentos después dejó de tener pulso y que se percató de que había dejado de existir. 

Inmediatamente concurrieron al lugar patrulleros policiales, bomberos del Cuartel Central Ushuaia y una ambulancia del Hospital Regional Ushuaia, en un operativo de magnitud que incluyó el corte de la calle Juan Manuel de Rosas en su unión con Magallanes, en un extremo de la cuadra, y en Solis, en el otro. Sin signos de violencia que se pudieran observar a primera vista en el cadáver ni tampoco en el departamento, algunas inconsistencias en el relato de quien dijo haber ido en ayuda de la chica, pusieron en alerta a los policías. 

El hombre refirió que ese mismo día había trasladado en su vehículo a Katherinne, dejándola en su departamento, llamándolo más tarde a su teléfono celular para pedirle ayuda, diciéndole que se sentía mal. 

El cotejo de los horarios referidos con filmaciones de las cámaras de seguridad de las inmediaciones, no serían coincidentes, por lo que se inició una investigación que se anexará a la autopsia del cuerpo a fin de determinar fehaciéntemente la causa del deceso. 

Otras versiones indican que la chica ya habría llegado a su domicilio con signos de no estar bien, por lo que el estudio post mortem también intentará develar la existencia de algún tipo de sustancia, alcohol, medicamentos o enfermedad de base que pudieran haber incidido en el desenlace. 

En el sector algunas personas comentaron que Katherinne Walker era una persona reservada, con poco trato con los vecinos y que solía ser frecuentemente visitada por un hombre mayor que llegaba a bordo de una camioneta Ford F100 con la inscripción “Armada Argentina”. Delgada, de cabello y ojos oscuros, con cejas pobladas, solía ser vista caminando por la zona, por lo general con auriculares en los oídos, escuchando música. 

Katherinne entregó CV en distintas firmas comerciales de Ushuaia, al llegar desde Córdoba, buscando trabajo, en el que hacía constar: “Soy tripulante de cabina y piloto privado de avión, muy sociable y abierta al trabajo en equipo, con capacidad de adaptación y con muy buena habilidad para establecer relaciones humanas. Siempre con actitud positiva y alta motivación para el logro de objetivos”. 

Se pudo saber que se desempeñó laboralmente en el Hotel Arakur y que actualmente cumplía funciones en el área administrativa de la empresa HeliUshuaia. 

Personal policial de la Comisaría 1era continuaba efectuando relevamiento de cámaras de videovigilancia y de testimonios de vecinos. El hombre en tanto, se espera que declare el jueves 23 de junio en horas de la mañana, ante las autoridades judiciales. 

spot_img

Autor

Compartir