Tambalea el peritaje en el juicio “Vialidad” por serias inconsistencias en los valores utilizados

spot_img

Para sostener tesis de sobreprecios sólo analizaron variable de "mano de obra" y excluyeron materiales alquileres, flete y "dolarizaron" conclusiones.

A dos años del inicio del juicio contra Cristina de Kirchner y otros doce imputados por el presunto direccionamiento de la obra pública en Santa Cruz, la acusación no consigue que sus propios testigos aporten elementos para probar los supuestos delitos. Ante esto, fiscalía y querellas apuestan todas sus fichas al peritaje oficial ordenado por el Tribunal. Sin embargo, la declaración bajo juramento de los dos peritos se demora. Las defensas evalúan que Pablo Eloy Bonna y Juan Panizza no podrán explicar las fuertes inconsistencias del informe en el que determinaron que hubo sobreprecios en tres de las 51 obras cuestionadas.

Los abogados y abogadas de los imputados apuntarán a dos ejes centrales para cuestionar el peritaje: por un lado intentarán que los ingenieros Bonna y Panizza expliquen de dónde sacaron los valores de referencia para concluir que se pagó por encima de los de mercado y dejarán en evidencia que compararon precios de obras de la Patagonia -donde es mucho más caro construir- con las de otros puntos del país. Por otra parte, señalarán la gran dispersión de porcentajes de los supuestos sobreprecios entre los dos peritos, ya que ambos concluyeron cifras muy diferentes entre sí. Los principales cuestionamientos al estudio, a los que accedió Ámbito en exclusiva, son los siguientes:

empantanado. Últimas audiencias convocaron a testigos de AFIP que investigaron a Báez, pero que no terminan de configurar la relación con el delito de direccionamiento de obra pública en Santa Cruz. 

Para decir que hubo sobreprecios la metodología utilizada en el peritaje radicó en analizar el costo de algunos ítems en base a la publicación de una revista del rubro. Se trata de “El Constructor”, que establece valores para ejecutar una obra en terreno llano, en la zona central del país, donde no existen los problemas climáticos que ocasiona la veda invernal que sí hay en la Patagonia y que genera que los costos sean muchísimo más altos. Es decir, se compararon obras viales que no tienen el mismo grado de dificultad y logística. En grandes obras a cielo abierto las condiciones climáticas son un factor determinante para el precio final, lo que no fue tomado en cuenta por los peritos oficiales.

Los peritos, apoyados por arquitectos no especializados en obra pública, se detuvieron casi exclusivamente en el análisis de la mano de obra, que representa solo el 11% del valor total de los trabajos viales. No tuvieron en cuenta el peso de los otros ítems para la confección del precio final de una licitación: alquiler y traslado de maquinarias, fletes, valores y tipos de materiales y las especificaciones técnicas para toda la logística. El traslado del cemento modificado, por ejemplo, requiere de camiones que lo mantengan a determinada temperatura (120ºC) y recorre hasta 1800 km hasta llegar a destino, lo que encarece aún más el valor de los trabajos.

A su vez, compararon los valores del asfalto común, que no sirve en zonas con temperaturas bajo cero, con el del modificado.

Bonna comparó los valores de los tramos peritados con una obra de la Ruta Nacional 40, en el empalme con la RN 22, en la provincia de Chubut. Las defensas harán eje en que esos trabajos fueron realizados en el llano de la zona costera, por lo que es una licitación mucho más económica que las de la cordillera.

El peritaje comparó valores de obras hechas desde cero en forma integral, con trabajos de mantenimiento o finalización de obra, que -por lógica- son mucho más económicos.

Panizza y Bonna dolarizaron los valores de las obras en función del mes y el año de cada licitación. Esto arrojó un resultado en moneda constante, lo que no es representativo de las diferencias que Vialidad Nacional pretenden demostrar. En el período investigado (entre el 31/12/2002 y el 31/12/2011) el dólar tuvo una variación total del 27.72% por ciento.

El propio Panizza, al inicio de su exposición admite que “los valores obtenidos tienen un coeficiente de incertidumbre (incerteza) de +/- 10 % ”, lo que genera razonables dudas sobre el mecanismo para alcanzar esos porcentajes.

La simplificación del análisis de los peritajes oficiales contrasta con los complejos procedimientos que se llevan adelante antes de contratar una obra. En el caso de la Circunvalación de Caleta Olivia, por ejemplo, los valores fueron analizados por una universidad, por dos consultoras y por los técnicos de todos con amplia experiencia en obras viales- antes de ser aprobados los pliegos.

Diferencias entre los peritos

Los peritajes fueron realizados sobre tres tramos de la Ruta Nacional 3, uno de la Ruta Provincial 47 y otro sobre la Ruta Nacional 288. Entre los propios peritos hay diferencias de valores, es decir, no alcanzaron una conclusión unánime.

Por ejemplo, en el ítem “Base Granular”, Austral Construcciones ofertó $143,58 como precio unitario. El perito Panizza fijó ese precio en $268,32 mientras que el perito Bonna dijo que el valor que hubiera correspondido era de $74,95. Es decir, un 358% de diferencia entre los dos especialistas solo en este ítem.

Los resultados finales firmados por el ingeniero Panizza fueron los siguientes:

Circunvalación Caleta Olivia, sobre la Ruta 3: 37 % de sobreprecios.

Ruta Nacional N° 3 – km 1867 – km 1908: 66 % de sobreprecios.

Ruta Nacional N° 3 – Rada Tilly – km 1867: 76 % de sobreprecios.

Ruta Provincial N° 47 – Sección II : KM 100 – Empalme RN N° 3: 47 % de sobreprecios.

Ruta Nacional N° 288 – Sección I : Estancia La Julia – km 75: 100 % de sobreprecios.

En cambio, los resultados finales firmados por el ingeniero Bonna fueron muy distintos:

30%; 110%; 84%; 38% y 80% de sobreprecios para esos mismos cinco tramos.

Con estos elementos, las defensas plantearán que no hay un formato único de análisis y que esta enorme dispersión entre ambos peritos demuestra gruesos errores en la metodología utilizada.

Según las defensas de los técnicos de Vialidad acusados en este juicio, no sólo no hubo sobreprecios en los presupuestos originales, sino que en cuatro de las cinco obras peritadas los valores estuvieron por debajo de los presupuestos calculados:

13,52 % por debajo en la Circunvalación de Caleta; – 30,86 % (negativo) en el tramo de la Ruta 3 – km 1867 – km 1908; -16,65 % (negativo) en la de Rada Tilly y – 18,37 % (negativo) en la Ruta 47. Por su parte, en la de Estancia La Julia sí reconocen un sobreprecio del 3,12%, aunque considerablemente menor al del cuestionado peritaje.

Todo este análisis entrará en juego cuando los peritos Bonna y Panizza declaren bajo juramento. Por ahora, no hay fecha fijada para ellos.

spot_img

Autor

Compartir