InicioNacionalesLa confesión de un excapellán sobre los partos clandestinos en Campo de...

La confesión de un excapellán sobre los partos clandestinos en Campo de Mayo

Publicada en

spot_img
spot_img

El excapellán del Hospital Militar de Campo de Mayo Federico Gogala nunca lo declaró ante la Justicia, pero sí lo dejó escrito: durante la última dictadura cívico militar en la maternidad de ese lugar había «algunas parturientas que eran presas o incomunicadas»; vio a una de ellas, primero en una de las habitaciones, donde «estaba muy triste porque la separaron de su criatura», luego sentada en el asiento de atrás de un «coche particular». 

Por ello, fue amenazado: «Padre, usted con estas personas no puede hablar». Su testimonio fue revelado hace algunas semanas, de modo fragmentado y con partes censuradas, en el tomo II del libro de la Conferencia Episcopal Argentina «La verdad los hará libres». Llega 16 años después de que Abuelas de Plaza de Mayo solicitara a la Justicia federal de San Martín que citara a Gogala a declarar y no tuviera éxito. Ocho años después de su fallecimiento. 

La confesión habría sido escrita por el excapellán en octubre de 2007 y entregada a la CEA en noviembre de 2013, donde fue archivada. Su revelación, en el marco de la investigación que el Episcopado encargó a un grupo de teólogos de la Universidad Católica Argentina sobre los archivos de la institución y los del Vaticano vinculados a la última dictadura cívico militar eclesiástica argentina y sus años previos, no solo confirma que la Iglesia supo sobre las violaciones a los derechos humanos que se estaban llevando a cabo. Además, y sobre todo, subraya la indiferencia con la que la institución trató al proceso de memoria, verdad y justicia durante todos estos años.

“Para las Abuelas y los familiares que buscan a sus desaparecidos y desaparecidas, a los nietos y nietas que aún nos falta encontrar, hubiera sido importante contar con esta información mientras era posible ampliarla. Eso hubiera demostrado un compromiso real de parte de la Iglesia de avanzar en las investigaciones” que revisan los crímenes del terrorismo de Estado, apuntó la abogada Carolina Villella, integrante del equipo jurídico de Abuelas de Plaza de Mayo. En los próximos días solicitarán información y medidas judiciales vinculadas al testimonio del excapellán de Campo de Mayo que la CEA cita, así como el acceso a la totalidad de los archivos eclesiásticos. 

“Todo lo que yo sé”

Los teólogos Luis Liberti Federico Tavelli presentan varios extractos del testimonio de Gogala , al que califican de “inédito”, a lo largo de uno de los apartados del capítulo 17 del tomo II de “La verdad los hará libres” que titularon “Los niños desaparecidos”. “Todo lo que yo sé acerca de la Maternidad Clandestina en el Hospital Militar de Campo de Mayo en los años setenta” dicen Liberti y Tavelli que se llama el escrito de monseñor Gogala, que en el libro no se ofrece en su versión completa. También informan que está fechado el 26 de octubre de 2007, un dato llamativo: tres meses antes, en agosto de ese año, el cuerpo de abogados de Abuelas de Plaza de Mayo había solicitado ante la secretaría de Derechos Humanos del Juzgado federal número 2 de San Martín, a cargo de Alicia Vence, una serie de medidas en relación al excapellán, entre ellas su citación a prestar testimonio. 

Una monja y una enfermera habian declarado que Gogala recientemente jubilado y vinculado a la diócesis de San Miguel —lo estuvo hasta su muerte en agosto de 2015— solía visitar a las embarazadas detenidas en los centros clandestinos que funcionaron en Campo de Mayo durante la última dictadura que eran mantenidas aisladas en el área de Epdemiología del hospital.

Según el testimonio revelado en el libro —unas siete folias manuscritas firmadas por Gogala que habrían llegado a la CEA en noviembre de 2013, como anexo de una carta enviada por el entonces obispo de San Miguel, Sergio Fenoy— el excapellán hace referencia a ese sector del hospital. Sin embargo, los extractos citados por Liberti y Tavelli cuentan un episodio que tuvo lugar en el área de la maternidad propiamente dicha.

En el recorte realizado por los teólogos, Gogala describe que realizaba “tareas habituales de atención espiritual de los pacientes” ingresados en el Hospital Militar de la guarnición y que “un buen día”, que presuntamente no precisa, quiso “visitar la maternidad” del lugar y encontró “la puerta custodiada” por un soldado, a quien presuntamente no identifica. “Con fusil apresto” ese soldado le “impidió la entrada diciendo que solamente los médicos y enfermeras pueden entrar”. “Al preguntarle por qué me dijo que adentro había algunas parturientas que eran presas o incomunicadas”, continúa el recorte.

Pero luego Gogala pudo ingresar a la maternidad. Dice la selección de los autores: “[…] una vez adentro encontré en la pieza más cercana a la puerta a una señora que se estaba reponiendo después de su parto. Estaba vestida con un camisón blanco y sentada en la cama. Cuando me vio se puso muy contenta. Estaba muy triste porque la separaron de su criatura, que nació unos días antes. Me dijo que era miembro de la Acción católica junto con su esposo y me pidió si le pudiera traer la comunión. Se la traje enseguida asegurándome previamente para que el soldado me dejara entrar por segunda vez”, .

En el testimonio, según los recortes oficiales, Gogala cuenta que volvió a ver a esa mujer a la mañana siguiente en una de las calles internas de la guarnición, a bordo de “un coche particular parado”. “La puerta del conductor estaba abierta, pero el conductor no estaba adentro. En el asiento trasero estaba sentada la señora presa. Comprendí que la estaban devolviendo a la cárcel clandestina. Por eso me acerqué al coche para saludarla. Ya que la puerta del conductor estaba abierta me asomé para darle la mano”, citan los autores. 

Según el relato el excapellán es amenazado por quien conducía el auto, a quien presenta como “un oficial del Cuerpo Comando, es decir, no era médico, con grado de capitán o mayor, con apellido […]”. Se presume que Gogala en su testimonio identifica a ese oficial, dato que se encuentra censurado en la publicación. “Al verme a mí al lado del coche se vino casi corriendo y, con cara seria, me dijo: ‘Padre, con estas personas usted no debe hablar’. Después se sentío rápido en el coche y arrancó y se llevó a la señora presa”, continúa el testimonio citado.

Según se menciona en el libro, Gogala asegura en su escrito que el oficial de apellido censurado le dijo, más tarde, que “tenía prohibido visitar a las parturientas presas” y que “los chicos que nacen todos ellos serán entregados a los familiares de las parturientas”, y que días después el director del Hospital Militar lo llamó para “reafirmarle la prohibición de concurrir al servicio de maternidad para no entrar en contacto con las parturientas presas ni con los hijos de ellas” a riesgo de “ser puesto en prisión”.

Un aporte que llega tarde

Dentro de un libro de casi 900 páginas, el origen del testimonio de Gogala está explicado en un escueto pie de página. Allí, Tavelli y Liberti indican que una vez recibido por la CEA su destino fue el fondo documental nomenclado “Derechos Humanos” del archivo de la institución, en una carpeta titulada “testimonios episcopales”. Hasta lo que saben desde Abuelas, nunca fue aportado a la Justicia. Supuestamente, integra el compendio de archivos que la CEA entregó al juez federal Ariel Lijo en paralelo a la puesta en circulación pública del primer tomo del libro, editado por Planeta, Lijo, a su vez, los habría puesto a disposición de las Cámaras Federales de todo el pais. Este diario solicitó el testimonio completo, pedido que fue rechazado.

En diálogo con este diario, Villella celebró que la Iglesia entregara los archivos a la Justicia. También remarcó que la asociación no tuvo acceso “ni a éste testimonio ni a ningún otro”. “Hicimos múltiples reclamos históricamente para que la Iglesia desclasifique los archivos y entregue todo lo que puede ser relevante para encontrar los nietos y nietas que faltan y no hubo nunca respuesta favorable» de parte de la CEA, añadió.

También reclamaron a la institución que ampliara las condiciones actuales que impone el protocolo para la consulta del material archivístico vinculado a la última dictadura que la Iglesia reveló hace algunos años, cuyo criterio “es muy restrictivo e imposibilita a veces la búsqueda”, apuntó la abogada. Hasta el momento, sólo pueden solicitar información “las víctimas, los familiares de los desaparecidos y detenidos y, en caso de eclesiásticos y religiosos, sus respectivos Obispos y Superiores mayores”.

Sin embargo, advirtió Villella, y “como sucede en este caso, la información muchas veces no está vinculada a una persona determinada. ¿Cómo se accede a un testimonio como el de Gogala, fundamental, que no tiene nombres?”, se preguntó. “Compromiso con la verdad y la justicia es también revisar los archivos para determinar en dónde y en qué formato puede llegar a haber información relevante”, reclamaron desde Abuelas.

La realidad es que el excapellán podría haber aportado todo lo que supo acerca de la maternidad clandestina muchísimo tiempo antes. Podría haberse presentado ante la Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas, ante la Justicia, ante los organismos. Podría haberlo presentado la CEA una vez que lo tuvo en su poder. “Hubiera sido importantísimo tenerlo cuando lo pedimos para poder tomar medidas que posibilitaran su ampliación. Quizá a Gogala se le podría haber mostrado fotos de las mujeres embarazadas que sabemos parieron en Campo de Mayo para que las reconozca y tal vez podría haberla identificado a que menciona” en su escrito, se lamentó Villella.

Según los registros, al menos siete mujeres detenidas clandestinamente durante el genocidio parieron en el Hospital militar de Campo de Mayo, guarnición que albergó durante la dictadura a al menos 37 embarazadas o mamás secuestradas junto a sus hijes. La inmensa mayoría están desaparecidas.

“Lo que sucede es que siempre las víctimas y los organismos tienen un rol sumamente activo en las investigaciones” sobre los crímenes de la dictadura, puntualizó la abogada de Abuelas de Plaza de Mayo, quien abogó por la necesidad de que esa actitud “se extienda a actores tan importantes como la Iglesia, que tiene tanta información para aportar”. “Intentamos por todos los medios que tuvimos a nuestro alcance tener el testimonio de Gogala y nos llega recién ahora, mediado, y tarde. Si la Iglesia hubiera aportado lo suyo diferente sería la historia, enormemente diferente”.

La causa número 4012, registrada originalmente en el Juzgado federal a cargo de Vence, investiga los hechos de la última dictadura vinculados con la zona de defensa número 4 e incluye a la guarnición militar de Campo de Mayo. Dentro de esa causa, el caso 37 indagó e indaga las irregularidades sucedidas en el Hospital Militar, el germen que decantó en dos juicios orales y públicos, Hospital Militar I y II, que culminaron con condenas para médicos y militares retirados. “Pero aún resta mucho por conocer sobre los suecos de la maternidad clandestina que funcionó en uno de los mayores centros clandestinos del país. Hay muchos desaparecidos, nietas y nietos que seguimos buscando y es fundamental el compromiso real de la Iglesia en esta búsqueda”, reforzó la abogada de Abuelas de Plaza de Mayo. 

spot_img
spot_img
spot_img

Últimos Articulos

La foto que los llevó a la guerra: se rompió todo entre Milei y Villarruel

Javier Milei y su vicepresidenta Victoria Villarruel entraron en crisis y ya no la esconden. Desde el...

El Senado debe garantizar la participación ciudadana

La integración del Máximo Tribunal es una decisión de alta trascendencia institucional y que,...

El cambio en el escenario electoral de EEUU dejó al Gobierno patas para arriba

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, dio de baja su candidatura para la reelección...

BENEFICIO ESPECIAL PARA BOMBEROS Y BRIGADA DE INCENDIOS FORESTALES

La Ordenanza, aprobada por unanimidad del Cuerpo de Concejales, busca reconocer la tarea desinteresada...

Más Noticias

La foto que los llevó a la guerra: se rompió todo entre Milei y Villarruel

Javier Milei y su vicepresidenta Victoria Villarruel entraron en crisis y ya no la esconden. Desde el...

El Senado debe garantizar la participación ciudadana

La integración del Máximo Tribunal es una decisión de alta trascendencia institucional y que,...

El cambio en el escenario electoral de EEUU dejó al Gobierno patas para arriba

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, dio de baja su candidatura para la reelección...