Tensión en Afganistán: los talibanes tomaron el control de Herat, tercera ciudad del país, y se acercan a la capital Kabul

spot_img

Con esta conquista, ya son 11 las capitales afganas ocupadas por los insurgentes en apenas una semana. Reportan que el Gobierno habría propuesto a los extremistas “un reparto de poder a cambio del fin de la violencia”

Después de semanas de asedio Herat, la tercera ciudad de Afganistán, fue tomada este jueves por los talibanesque poco antes habían ocupado Ghazni, a 150 km de la capital, en el marco de la fulgurante ofensiva de la última semana.

Herat, la gran ciudad del oeste, capital de la provincia homónima y a un centenar y medio de kilómetros de Irán, fue completamente tomada por los talibanes, según informó una fuente de seguridad. “Tuvimos que dejar la ciudad para evitar más destrucción”, indicó a la agencia AFP esta fuente, precisando que se retiraron a una base militar en un distrito vecino.

Los talibanes izaron su bandera en lo alto del cuartel policial de Herat, aseguró un corresponsal de AFP, añadiendo que los rebeldes no encontraron resistencia. “El enemigo huyó. Decenas de vehículos militares, armas y municiones cayeron en manos” rebeldes, señaló en Twitter el portavoz talibán, Zabihulá Mujahid.

En las últimas semanas, Herat había sido escenario de intensos combates entre insurgentes y el Ejército, respaldado por las milicias de Ismail Khan, un conocido señor de la guerra local.

Los talibanes ya se habían hecho con gran parte de la provincia, incluido el paso fronterizo de Islam Qala, un importante punto de intercambio comercial con el régimen de Irán.En medio de las negociaciones que persisten en Doha, aseguran que el gobierno afgano le habría propuesto a los talibanes "un reparto de poder" con el objetivo de terminar con la violencia en el país (Foto: REUTERS)En medio de las negociaciones que persisten en Doha, aseguran que el gobierno afgano le habría propuesto a los talibanes “un reparto de poder” con el objetivo de terminar con la violencia en el país (Foto: REUTERS)

Horas antes, el gobierno había confirmado la caída de Ghazni, la capital provincial más cercana a Kabul tomada hasta ahora y un punto de comunicación entre la capital y Kandahar, la segunda ciudad afgana.

“El enemigo se apoderó de Ghazni”, dijo Mirwais Stanikzai, portavoz del Ministerio de Interior, que después informaría de la detención del gobernador de la provincia por las fuerzas armadas. Al parecer, el responsable habría intentado huir de la localidad con el visto bueno de los talibanes, informaciones que no pudieron ser verificadas.

Frente al deterioro de la situación, el gobierno propuso a “los talibanes un reparto de poder a cambio del fin de la violencia”, comentó a la AFP uno de los negociadores del ejecutivo en Doha, donde prosiguen las conversaciones de paz entre gobierno e insurgentes, iniciadas en septiembre de 2020.

El presidente afgano, Ashraf Ghani, rechazó hasta ahora la idea de un gobierno que incluya a los talibanes.

Y en este momento, los insurgentes, que antes contemplaban con agrado la idea, podrían rechazarla ya que su ofensiva ha avanzado a un ritmo vertiginoso en estos días.

En apenas una semana, tomaron el control de 11 de las 34 capitales provinciales afganas, siete de las cuales están en el norte, una región que se les había resistido en el pasado.

También rodearon Mazar-i-Sharif, la ciudad más importante del norte, donde Ghani se reunió el miércoles con diversos responsables para intentar reanimar a las tropas y las milicias leales al gobierno.El equipo negociador talibán llega a las conversaciones de paz afganas en Doha, Qatar, con Abdul Salam Hanafi a la cabeza (Foto: REUTERS)El equipo negociador talibán llega a las conversaciones de paz afganas en Doha, Qatar, con Abdul Salam Hanafi a la cabeza (Foto: REUTERS)

Herat y Ghazni son conquistas de alto valor para los talibanes, que en mayo iniciaron una rápida ofensiva contra las posiciones gubernamentales aprovechando la retirada final de las fuerzas extranjeras.

Desde Ghazni, los insurgentes pueden cortar las líneas de abastecimiento terrestres del ejército entre Kabul y Kandahar.

Todo esto va a incrementar la presión sobre la fuerza aérea afgana, que tendrá que bombardear posiciones talibanas y transportar material y refuerzos si los accesos por tierra quedan en manos de los talibanes.

Kandahar, capital de la provincia del mismo nombre, y Lashkar Gah, capital de la región de Helmand, también están asediadas desde hace meses por los talibanes, que las consideran sus feudos tradicionales.

El miércoles, los talibanes anunciaron en Twitter que habían tomado la prisión de Kandahar, situada a las afueras de la ciudad, para liberar a “centenares de presos”, como hacen cada vez que entran en una ciudad.

Los enfrentamientos tienen un coste terrible en la población civil. En un mes, al menos 183 civiles, entre ellos niños, murieron en Lashkar Gah, Kandahar, Herat (oeste) y Kunduz, y cerca de 360.000 personas huyeron de sus hogares desde principios de 2021, según la ONU.

Numerosos civiles han llegado en los últimos días a Kabul, donde, aún traumatizados por las atrocidades cometidas por los talibanes ante sus ojos, intentan sobrevivir en campos de refugiados.Las fuerzas de seguridad afganas vigilan en un puesto de control en el distrito de Guzara, provincia de Herat (Foto: REUTERS)Las fuerzas de seguridad afganas vigilan en un puesto de control en el distrito de Guzara, provincia de Herat (Foto: REUTERS)

Las tropas internacionales completarán su salida de Afganistán a finales de este mes, 20 años después del inicio de su intervención para expulsar a los talibanes del poder, tras los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos.

Los responsables norteamericanos no ocultaron en los últimos días su frustración ante la debilidad que muestra el ejército afgano, que Estados Unidos formafinancia equipa desde hace años.

El expresidente Donald Trump, cuya administración negoció en 2020 el acuerdo de retirada con los talibanes, culpó a su sucesor Joe Biden del “inaceptable” auge de los insurgentes.

Por su parte, el Departamento de Estado norteamericano aseguró que Estados Unidos está trabajando para forjar un consenso internacional detrás de la necesidad de un acuerdo de paz. Los talibanes han capturado distritos limítrofes con Tayikistán, Uzbekistán, Irán, Pakistán y China, aumentando las preocupaciones de seguridad regional.

Mientras tanto, los enviados de Estados Unidos, China, Rusia y otros países se reunieron en Doha con los talibanes y los negociadores del gobierno afgano en un intento por romper un estancamiento de meses en las conversaciones de paz.

(Con información de AFP)

spot_img

Autor

Compartir