Sumar seguidores, negocio millonario: cuánto gana un influencer o youtuber por cada posteo en Instagram o TikTok

spot_img

En la era de las redes sociales, los influencers son verdaderos rockstars que cobran por sus posteos y reciben productos gratis de las principales marcas, por lo que la actividad se convirtió en el "sueño del pibe 4.0". Sin embargo, la vida de las celebrities online es bastante más que sacarse algunas fotos y videos, sino que son un engranaje de una maquinaria que mueve millones a nivel global. En Argentina, esta industria también registra cifras que sorprenden, tal como revelan datos de Influencia provistos:

Pueden percibir entre $10.000 y $2.000.000 por posteo
Las empresas extranjeras pagan en dólares, entre $60.000 y $100.000
Gran parte arranca en su adolescencia, sin cumplir la mayoría de edad

p

Así como los futbolistas ganan cuantiosas sumas a corta edad, también existe una generación de jóvenes que aspira a crear su propia empresa y así facturar su pasión por las redes. Pero, al igual que los deportistas, solo algunos pueden vivir de eso.

¿Cuánto cobra un influencer en la Argentina?

La influencer argentina y manager de Santi Maratea, Jessi Jalife, afirma a iProUP que, en general, una persona que trabaja de monetizar sus redes lo que ofrece son posteos, historias, vivos o reels, herramientas que proporciona Instagram. Añade que cada una puede fijar sus propias tarifas o manejarse con cifras que propongan las marcas.

 “Yo suelo trabajar con presupuestos a medida. En general, hay ciertos parámetros para saber cuánto puede cobrarse por un trabajo, pero la principal referencia de precios es de historias, que es lo que más se vende en el mercado local”, revela Jalife.

En lo respecta a los valores que establecen por cada acción en redes, Jalife asegura que el número final depende del influencer y si firma exclusividad con la marca. Pero los más exitosos pueden cobrar medio millón de pesos. 

“En general, con influencers de primer nivel, que monetizan sus redes, los presupuestos por posteo varían entre $250.000 y $500.000, dependiendo de las condiciones del trabajo”, señala Jalife.

El experto en redes argentino Fran Romero, que posee unos 140.000 seguidores en Instagram, asegura a iProUP que “un influencer, por sorteos en sus redes, está cobrando a partir de $60.000 por publicación, pero en colaboración con marcas extranjeras estamos hablando de arriba de los $80.000 y $100.000”.

Facundo Daniel Tula, fundador de Diacrítica Consultores, afirma a iProUP que es imposible generalizar montos, pero las estimaciones dan cuenta de que se ubican entre $10.000 y $100.000 por cada story, dependiendo del alcance del influencer.

¿Qué buscan las marcas para contratar influencers?

Tula señala que si bien “aún hay campañas para Facebook e incluso algunas en Twitter u otras redes, el lugar en el que se canaliza la mayoría de la inversión es Instagram”. “TikTok se encuentra en una situación rara, ya que genera mucho alcance entre los usuarios pero todavía no termina de afianzarse en el mercado de contenidos pagos”, completa.

El experto remarca que la elección de uno u otro tipo de contenido depende de la estrategia de la marca: “Las stories dan un alcance más rápido y son más interactivas. En cambio, los posteos permanecen en el tiempo”.

Tula remarca que el streaming de contenidos en vivo es un capítulo aparte en el que varias empresas ya están invirtiendo. El diferencial no es tanto la red sino la persona que, indistintamente de la plataforma que utilice, va a mostrar la marca.

“Es algo similar al de las publicidades no tradicionales (PNT o “chivos”) de la TV, ya que los precios también son muy erráticos y variantes. Todavía hay mucho ‘canje’ en el sentido estricto de la palabra: te doy el producto, vos lo mostrás. Pero de a poco empieza a cambiar”, señala.

Por su parte, Ximena Díaz Alarcón, cofundador y directora de Contenidos de Youniversal, destaca a iProUP que los tipos de posteo varían según la red o plataforma social que utilice cada uno.

“La mayoría de los influencers utiliza varios medios, y los mejores saben producir contenido relevante para las audiencias y adaptado a los condicionamientos técnicos de cada red”, comenta.

 Las marcas buscan aquellos influencers que lleguen a su público y compartan sus valores

Además, Díaz Alarcón remarca que esta fluidez, adaptabilidad y capacidad son valoradas por los consumidores y, en consecuencia, también por las marcas, porque las celebrities digitales se transforman en un canal muy adecuado para lanzar sus mensajes y establecer vínculos con las distintas audiencias a las que quieren llegar.

“Cada influencer tiene su estilo y es lo que valoran sus seguidores. Los tipos de posteo y el estilo (humorístico, testimonial, transaccional, etc.) depende de la personalidad de cada uno. Los honorarios son muy variados también porque entran en juego la calidad y cantidad de las audiencias, y el convenio con la marca”, agrega.

¿Quiénes son los influencers más buscados de la Argentina?

Según indica Tula, la mayoría de lo que cobran los influencers no se conoce porque suelen ser contratos privados directos con las marcas. Si bien existen agencias que trabajan de intermediarias, es difícil conocer los números de todos porque no es un mercado transparente.

Lo que sí se puede presuponer es el ranking de los que más cobran en función de la cantidad de seguidores, el impacto de sus contenidos y la variada cantidad de marcas que los buscan:

Santi Maratea
Paulina Cocina
Dani la Chepi
Dario Barassi
Belu Lucius

Para Tula, estos son los nombres que se encuentran dentro de los influencers mejores cotizados en la actualidad en el mercado argentino.

¿Es posible lanzarse como influencer o el mercado está saturado?

A la hora de analizar si el mercado está saturado, Jalife remarca que cada vez existen más usuarios a los que siguen mucha gente, por lo que habría que afinar la definición del influencer y si abarca a todo ese espectro de cuentas.

“No todas las personas con seguidores pueden monetizar sus redes o vivir de ellas. Es muy difícil construir audiencia, monetizarla y mantenerla”, enfatiza. Por su parte, Romero cree que es un mercado con muchas oportunidades, ya que “hoy existen más marcas que deciden armar acciones con influencers, streamers, tiktokers y youtubers, entre otros. Creo que hay trabajo para rato”.

Para Díaz Alarcón, a medida que las comunicaciones se hacen más digitales y, a la vez, más específicas, se fragmenta la atención. Por eso es clave para las marcas identificar a los influencers relacionados con sus valores, que son adecuados para sus mensajes y resultan creíbles y relevantes para sus audiencias.

La ejecutiva asegura que se trata de un fenómeno que llegó hace años y continúa: “No es una moda sino un verdadero canal de comunicación más y, como tal, debe ser contemplado en la pauta”.

“Es, además, muy dinámico, por lo que siempre surgen novedades y personas interesantes. Mantener el interés de las audiencias es realmente competitivo y demandante”, apunta. Tula resalta que si bien hay muchos influencers, “esto no significa necesariamente que el mercado se sature. Lo interesante es que cada uno desarrolla un vínculo único con sus seguidores”.

“Que haya tantos resulta positivo para las marcas, ya que pueden abordar al público deseado desde varias voces y la repetición (mediante voces apreciadas por ese público) termina logrando una mejor penetración del mensaje y, por ende, más resultados”, afirma Tula.

Según su visión, el negocio de los influencers está en los nichos de mercado: “Incluso en públicos masivos, lo específico se consigue en la temática y el vínculo entre la persona y sus seguidores”.

Además, Tula señala que hay variedad en tamaño de audiencias: “No es lo mismo una persona con 2 millones de seguidores que una con 10 mil, y ambos pueden cobrar por trabajar con marcas”.

“Eso hace también que, aunque haya una cantidad gigante de influencers, el mercado no termine de saturarse. Lo único que puede pasar es que uno de  ellos sature a su audiencia, pero ahí el que pierde es el influencer y no tanto el mercado”, concluye Tula.

Nota: iproup.com

spot_img

Autor

Compartir