Ex funcionaria detenida con miles de pesos en efectivo, armas, cocaína y los elementos para su comercialización

spot_img

María Constanza Castillo, una ex funcionaria municipal que había sido desvinculada por la gestión de Federico Sciurano por varias estafas también denunciadas por privados, quedó detenida junto a tres personas más luego de habérsele secuestrado 347 gramos de cocaína, armas, municiones, balanzas, elementos de corte y dinero en efectivo. El jueves pasado (cinco de agosto), personal de la División de Delitos Federales y Narcocriminalidad aprehendió en la vía pública a “Coni” Castillo, hija de la reconocida periodista fueguina Carla Giovanna Fulgenzi, junto a Matías Roldán, en el medio de una investigación llevada adelante por la Justicia Federal por infracción a la Ley de Narcotráfico Nº 23737.

Ambos estaban dentro de un automóvil Fiat Punto, propiedad del sujeto, en el cual, luego de libradas las actuaciones judiciales, se encontró tras una requisa 260 mil pesos en efectivo, envoltorios de cocaína divididos para su comercialización con un pesaje total de 152.9 gramos, una pistola 9 milímetros con seis cartuchos y otros elementos de interés.

Además, se realizó una requisa personal a ambos, que también dio positiva, por lo cual se allanó el domicilio de Castillo, en un edificio sito sobre la calle Aldo Motter al 2600 donde se secuestraron diversos envoltorios de cocaína con un pesaje total aproximado de 194 gramos, una balanza de precisión, marihuana, semillas de marihuana, y documentación de interés.

El Juzgado Federal ordenó la detención en carácter de incomunicados de cuatro involucrados, el secuestro de la totalidad de los elementos descriptos y del rodado Fiat Punto.

Según fuentes judiciales informaron a Ártika, Roldán es rosarino y habría viajado varias veces con Castillo a aquella ciudad desde donde traían la cocaina. El último viaje que hicieron fue en mayo de este año.

Coni Castillo lo hizo de nuevo

En 2018 tras un allanamiento en el local Pizza Hot de la ciudad de Ushuaia que había tenido lugar en 2011 y en el marco de una causa de fraude monetario, Castilló quedó imputada, lo cual le costó su empleo ya que, hasta ese momento prestaba servicios en la Municipalidad.

Castillo se había desempeñado como funcionaria en la Casa de la Juventud del Municipio en 2011, durante la gestión de Federico Sciurano como Intendente.

Tras eso, dos comensales del afirmaron haber recibido en sus resúmenes de tarjetas de crédito varias compras realizadas por Internet con los plásticos que habían usado al abonar en la pizzería donde Castillo, tras haber sido desvinculada del municipio, trabajaba como cajera.

Tras una serie de investigaciones Castillo, quedó imputada por “presunta comisión del delito de defraudación” y se dejó de manifiesto que, en total, habrían sido siete las operaciones fraudulentas.

Asimismo, la joven tiene varias denuncias de amigos a los que les robó las tarjetas de crédito y también hizo compras mediante eBay.

spot_img

Autor

Compartir