Cristina Kirchner, cinéfila: las dos películas que citó para resaltar el rol del Estado

spot_img

Durante el acto de la CTA de este lunes en Avellaneda, la vicepresidenta hizo alusión a dos ficciones alemanas que narran, de formas distintas, el impacto que tuvo la caída del Muro de Berlín en el mundo.

La vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner participó este lunes de un plenario de delegados de la CTA de los Trabajadores en la ciudad de Avellaneda. Bajo la consigna “20 de Junio. La vigencia de Belgrano. Estado, mercado y precios: producción, trabajo y política social en una Argentina bimonetaria”, el acto se desarrolló en el predio del Parque La Estación, hasta donde llegaron alrededor de 1.800 delegados de la CTA de todo el país, según informó la organización sindical en un comunicado.

En ese contexto, y durante un tramo de su intervención en el que la expresidenta aseguraba que actualmente se vive “un ataque formidable al Estado”, CFK mencionó dos películas alemanas que narran, de formas distintas, el impacto que tuvo la caída del Muro de Berlín en el mundo.

“Yo digo muchas veces que el arte reproduce las cosas con mayor eficiencia y claridad, y hay dos películas que son centrales y que son dos aspectos del mismo drama: Good bye Lenin y La vida de los otros”, aseguró la vicepresidenta.

Good bye Lenin (2003)

Dirigida por Wolfgang Becker y protagonizada por Daniel Brühl, Katrin Sass y Chulpán Jamátova, la película está situada en Berlín oriental pocos días antes de la caída del Muro y narra la historia de una mujer orgullosamente socialista que cae en coma y debe ser atendida por su hijo.

Poco después, Christiane se recupera y despierta en una Alemania totalmente distinta, aunque su hijo Alexander (Daniel Brühl) se ocupará de ocultarle a su madre la noticia de que el país ha sido reunificado bajo el sistema capitalista.

Good bye Lenin hacía alusión al consumo, a los bienes cotidianos, al que quería comprarse mermelada y no tenía, a lo que nos gusta comer, a los que nos gusta ponernos un par de zapatillas”, expresó Cristina Fernández de Kirchner.

La vida de los otros (2006)

Por su parte, al referirse a la película ganadora del Óscar en 2007, la vicepresidenta dijo: “La vida de los otros hace alusión a algo más profundo: el control social y estatal sobre el pensamiento, la opinión y la vida privada de los demás”.

“La conjunción de estas cosas produce el colapso de un sistema. Y es cuando yo digo que el Muro también cayó para el lado del capitalismo. Convencieron a todos de que ser comunista era malo”, agregó.

Y concluyó: “Bueno, ahora somos capitalistas, pero queremos consumir. Queremos tener acceso a la vivienda, a la comida, a la ropa, a la vivienda, a la salud y la educación. Porque, si vamos a hacer capitalismo, hagámoslo en serio. Para todos y todas, sin exclusiones“.

Al igual que Good bye Lenin, el film dirigido y escrito por Florian Henckel von Donnersmarck también transcurre en Berlín del Este, pero unos años antes. Es 1984 y la Stasi, la policía secreta de la República Democrática Alemana, vigila el día a día de la vida de sus compatriotas. Uno de sus miembros, Gerd Wiesler (Ulrich Mühe), es elegido para escuchar a través de micrófonos y de forma casi obsesiva al conocido dramaturgo Georg Dreyman (Sebastian Koch), fiel al régimen de la Alemania comunista.

Lo que Wiesler no sospecha es que la vigilancia tiene un fin personal: el ministro de Cultura tiene la intención de quitarse del medio a Dreyman para “quedarse” con su novia, la actriz Christa-Maria Sieland (Martina Gedeck).

spot_img

Autor

Compartir