Chapperon adelantó que la nueva cárcel en Ushuaia “no va a ser un lugar visible”

spot_img

La ministra actualizó en declaraciones radiales sobre los detalles del proyecto para la construcción de un complejo penitenciario, que vislumbra alojar hasta 500 presos en su etapa final. "Tiene que ser un lugar accesible para que los trabajadores lleguen, el sitio propuesto tiene un morro en el medio, es un lugar donde hay una cantera", explicó.

La ministro de Gobierno y Justicia de Tierra del Fuego, Adriana Chapperón, precisó que la nueva cárcel que se proyecta construír en la ciudad de Ushuaia estaría emplazada “en una antigua tranquera cercana a la empresa Sanatorium”, y enfatizó que los detenidos “son nuestros, no vienen de otro planeta, han delinquido en Ushuaia y Río Grande y tenemos que hacernos cargo nosotros“.

“Tiene que ser un lugar accesible para que los trabajadores lleguen, se encontró ese lugar y se planteó un proyecto ahí. El sitio propuesto tiene un morro en el medio: o sea que lo único que se vería es el techo, es un lugar donde hay una cantera, no es un lugar visible”, explicó la funcionaria esta mañana al aire por FM Master’s.

En este sentido y a propósito de la compleja realidad económica que atraviesa la República, Chapperon consignó que “son obras muy costosas que hay que conseguir los recursos, hace unos meses eran $2700 millones“, y explicó que Nación lo que pide es la posibilidad de tener un terreno de cuatro hectáreas.

“Nuestra tarea es poder restablecer a esa gente a la sociedad, que salgan mejores personas y sin delinquir”, señaló la  Dra. Chapperon
 

“Esta nueva Alcaídía tendría capacidad para 250, 300 internos, con etapa final de 500 en la ciudad. Hoy a los vecinos nos preocupa que los lugares de detención están en plena ciudad, queremos ponerlo en un lugar donde no lo veamos, no sepamos que está, no nos enteremos. Y la verdad que con todas las medidas de seguridad que corresponden, esas personas están pagando una pena que les ha impuesto la justicia”, añadió.

Adicionado a lo anterior, la ministra afirmó que la población fueguina “vive muy tranquila, porque hubo algún episodio de fuga en el 2012 y encima en Río Grande, donde las medidas de seguridad son mayores”, y subrayó que la realidad es que “no hay grandes problemas” con la Penitenciaría. 


“Nuestra tarea es poder restablecer a esa gente a la sociedad, porque un día esa persona cumple la pena, salen nuevamente y lo que necesitamos es que salgan mejores personas y sin delinquir. Tenemos que hacernos cargo nosotros, no podemos llevarlos a otro lugar, es igual a como les pasa a todas las ciudades del mundo”, planteó la Dra. Chapperón.

spot_img

Autor

Compartir